La función del alternador, diagnóstico previo y reparación

January 23, 2017

 

Para entender cómo reparar un alternador, primero hay que tener una idea de la ciencia involucrada en estos artefactos, la cual no es tan complicada como fascinante. Sus bases se remiten a casi doscientos años atrás, en el descubrimiento de la inducción electromagnética, que en física se le conoce como la Ley de Faraday. Gracias a este fenómeno se puede producir una fuerza electromotriz en un medio (o cuerpo) expuesto a un campo electromagnético.

 

En concreto, cuando el alternador se mueve por una fuerza mecánica, entonces se produce la magia: electricidad. En un vehículo, el alternador se encarga de suministrar la energía eléctrica necesaria a todas las funciones y accesorios, además de cargar la batería. Si el alternador se dañara, la batería comenzaría a descargarse y eventualmente dejarían de funcionar todas las aplicaciones que requieren de electricidad. Sin más: no podrías ni encenderlo. Así, la reparación de alternadores se vuelve un tópico fundamental al contar con un vehículo.

 

Para entender cómo reparar un alternador, primero se deben conocer sus partes: en cada uno de los bordes va lo que se conoce como estructura del extremo; luego nos encontraremos con el estator, pieza que funciona como conductor y dentro de la cual va el rotor; que gira en torno al estator produciendo el campo magnético. La corriente alterna es inducida en el estator; sin embargo, las funciones del automóvil necesitan de corriente directa. La corriente alterna es cambiada a directa por un puente de diodos, proceso que es conocido como rectificación. Además, el alternador cuenta con pequeñas piezas que permiten el ensamblaje de todo, tales como rodamientos, retén de rodamientos, carbones y portacarbones.

 

Diagnóstico y reparación del alternador

 

Al pensar cómo reparar un alternador, lo primero es identificar si está funcionando correctamente. Debemos medir el voltaje con un tester o multímetro: punta roja para el polo positivo de la batería, y negra para el polo negativo. Luego, encenderemos el motor. Para automóviles de segunda generación, el voltaje de carga debe estar entre los 13 y los 14,5 volts, mientras que para los de tercera generación (aquellos que utilizan computadora) debe estar entre los 14 y los 16 volts.

 

Hoy en día, muchos vehículos incluyen un amperímetro o poseen una luz que se enciende para indicar que hay problemas con el alternador. Otro de los típicos síntomas que sugieren un problema es la baja intensidad de las luces u otros accesorios eléctricos del vehículo.

 

Antes de revisar los elementos para la reparación de alternadores, hay que limpiarlos con cuidado, frotándolos con un trapo y nada más. Luego, se debe proceder a inspeccionar cada elemento por separado. Para el caso del rotor, debe ser conectado al multímetro para medir la continuidad de la bobina, que variará en la cantidad de ohmios según el fabricante. Si da continuidad nula, entonces está roto y se debe cambiar. Después hay que utilizar el multímetro para medir la continuidad en el estator, y en cada una de sus tres bobinas, midiéndolas de dos en dos.

 

En caso de que alguno de estos elementos esté malo, lo mejor para la reparación de alternadores será reemplazar la pieza.

 

Por último, algunos de los componentes que también podrían fallar son el rectificador, o piezas más pequeñas como los rodamientos y carbones. Si lucen muy gastados, se deben reemplazar de inmediato. Como lo recomendable es tener un conocimiento más amplio para entender a la perfección cada elemento - que suele variar según el fabricante - lo ideal es asesorarse con un experto en reparaciones, quien guiará de manera eficiente hacia una solución oportuna.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Entradas recientes

January 2, 2017

Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square